¿Necesitas ayuda con los procesos de cambio en tu organización?

Dicen que, cuando uno es un martillo, todos los problemas le parecen clavos. Podría pensarse entonces que, dedicándonos en Kuraĝigi a ayudar en procesos de cambio organizativos, nuestra respuesta fuese un sí incondicional. Sí, necesitas ayuda, y nosotros somos los indicados para proporcionarla. Pero no es nuestro enfoque; si nos haces esta pregunta, nosotros siempre responderemos “depende”.

La primera reflexión que cabe hacer tiene que ver con la frecuencia e intensidad del cambio en la organización. ¿Está sometida a cambios intensos y/o frecuentes? Porque si la respuesta es que no, si la estabilidad es una característica de tu organización, entonces no necesitas ayuda externa. Los pocos cambios que se produzcan pueden ser gestionados internamente, sin demasiados problemas.

Ahora bien, si el cambio es un factor predominante, ¿necesitas ayuda seguro? Pues quizás tampoco, porque las organizaciones tienen dentro grandes profesionales que pueden encargarse de ello. Eso sí, es importante tener en cuenta dos elementos. Uno, saber si esos profesionales disponen de experiencia y conocimientos específicos sobre la dinámica de la gestión del cambio; porque de lo que sí estamos convencidos es de que son cuestiones que pueden facilitar el desarrollo de estos procesos, que ya de por sí son complejos.

Y en segundo lugar es importante el factor tiempo. Porque puedes disponer de esos profesionales con experiencia y conocimientos específicos pero… ¿pueden destinar la dedicación, en cantidad y calidad, que requiere la facilitación de un proceso de cambio? En demasiadas ocasiones se asigna este papel a una persona que, además, debe seguir atendiendo las responsabilidades propias de su rol habitual; y una de las dos (normalmente ambas) acaban sufriendo las consecuencias.

En definitiva, es una cuestión de valorar si la magnitud de los cambios en la organización es significativa, y si existen internamente personas con experiencia y conocimientos específicos y disponibilidad para afrontarlos.

Si después de estas consideraciones crees que necesitas apoyo externo, entonces sí, quizás podamos ayudarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Quieres saber más?