El aspecto emocional del diseño, y su impacto en los procesos de cambio

Leía hace unos días un artículo en el que se repasaban las tres dimensiones clave de un diseño: función, forma y emoción.

Las primera es evidente, casi autoexplicativa. La función, es decir, que el objeto diseñado cumpla con el objetivo que pensamos para él. Si es un cartel informativo, que dé la información que queremos. Si es el pomo de una puerta, que permita abrirla. Si es una silla, que se pueda sentar uno en ella. Etc.

La forma es un poco más rebuscada. Aceptando que hemos cubierto el primer requerimiento, el de la función… ¿cómo lo hemos hecho? Porque a un mismo destino se puede llegar por muchos caminos. ¿Hemos elegido una forma estética? ¿Eficiente? ¿Sostenible?

Y luego tenemos una tercera dimensión, que podría ser un elemento más a considerar dentro de la “forma” pero que por su importancia merece una atención particular. ¿Cuál es el impacto emocional del diseño? Porque somos personas, y cuando valoramos las cosas no sólo tenemos en cuenta aspectos racionales. Un diseño concreto… ¿nos atrae, o nos repele? ¿Nos hace sentir cómodos o incómodos? ¿Nos provoca sensaciones positivas o negativas?

Como dicen en el artículo, cuando conoces a una persona tu reacción no es valorar “cómo funciona” esa persona, o los aspectos racionales (la simetría de su rostro o el tono de su voz) si no que condensamos todo en el “feeling”, en cómo nos hace sentir. Con el diseño sucede algo parecido. Y por eso hay que tener en cuenta esta dimensión emocional, más allá de la forma o la función; puede ser lo que marque la diferencia en el éxito de la propuesta.

¿Y qué tiene que ver esto con los procesos de cambio? Pues mucho, claro. Al fin y al cabo, cuando intervenimos en un proceso de cambio, estamos diseñando acciones. Y en ese diseño no debemos quedarnos en cumplir con la función, o en hacerlo de una forma más o menos estética o eficiente. Debemos prestar especial atención al aspecto emocional del diseño precisamente porque buscamos seducir voluntades, atraer a los individuos de forma natural al cambio propuesto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Quieres saber más?